Legal


Es Guerra Rosales un jurista por activo 


Autor:Alberto Medinda Espinosa   |    Publicacion:02-12-2019

+ + - -

El jurista es un hombre íntegro en su vida personal y profesional, es muy dedicado en su trabajo y por tal circunstancia jamás deja de aprender y asumir retos.

 

Alberto Medina y Alejandro  Ramírez / Legal

Activo al cien por ciento, sin dejar jamás de estudiar y siempre en constante movimiento, el jurista local Juan Guerra Rosales es un hombre de Derecho que gusta de retos y asume con responsabilidad plena su labor con un profesionalismo íntegro y total.

El jurista es un hombre íntegro en su vida personal y profesional, es muy dedicado en su trabajo y por tal circunstancia jamás deja de aprender y asumir retos.

A lo largo de su vida ha sido un hombre que desea siempre ir hacia adelante y así lo ha demostrado eficazmente en cada función que ha logrado desempeñar, ya sea en la función pública, o bien en el derecho privado.

Hijo del matrimonio de, Carlos Guerra Lucio y Herlinda Rosales Sifuentes, siendo el séptimo de 12 hermanos siempre tuvo buenas guías en su vida.

Tan es así que hasta sus  “padres de crianza”, sus tíos Paula Guerra Lució y el Venancio González Gamez, cuidaron de él junto con su padres biológicos por llevarlo por el buen camino.

Así, Juan Guerra Rosales nace un 1 de abril de 1969, es egresado de la Facultad de Derecho de la UANL de la Generación 88-93 y desde siempre  ha optado por seguir siendo estudiante.

Así  ha tomado desde diplomados, talleres a nivel de municipal,  ha estado en sinergias educativas con la Federación,  adiestrándose así en la cuestión de Derecho Penal, Leyes en el rubro de la Justicia Administrativa en cuestión Fiscal,  siempre enfocado más que nada a la cuestión de Administración Pública, sus derechos y como se ejercen.

Su pasión lo ha llevado a desempeñarse en diversas facetas profesionales, que el mismo nos describe, donde en cada una de estas grandes experiencias ha dejado amistades, consolidado firmeza en su vida y grandes retos cumplido en cada aventura.

Inclusive esta manera de ver la carrera es como lo soñó desde joven, ya que siempre quiso ser jurista y ver por los derechos de los demás.

“La relación con la carrera fue porque me gustaba mucho ver situaciones legales cuando estaba en secundaria o prepa y veía que veían, o cuando embargaban o detenían a alguien y les cobraban su buen dinero, a veces sin ningún motivo, o a veces solo eran detenciones”.

“Nunca me han gustado las injusticias, yo quería ver ese rubro de que se fuera justo con las personas y por eso decidí ser abogado”.

Esta visión le nace del barrio, toda la vida  vivió y jugó y creció en la zona de San Jerónimo, y obvio desde adolescente le tocó ver estas arbitrariedades, injusticias sociales que lo habrían de invitar a ser abogado.

“Me sentía impotente porque a veces eran personas conocidas o allegados a la familia y eso me motivó a seguir estudiando”.

“Gracias a Dios, desde estudiante empecé casi inmediatamente a través de una persona conocida relacionada con el futbol, porque yo jugaba futbol ahí en la uni, me invitaron a un despacho de abogados allá por el 89, ingreso al despacho que estaba en donde estaba la policía federal en el edificio rayón, ahí estuvimos con tres abogados que estaban en el despacho y me empecé a relacionar mucho en la cuestión del litigio”.

 

“D primera te empiezan a mandar al juzgado; ir a checar acuerdos, transcribir acuerdos. Ya en la noche estaba en la facultad, y todo el día en el despacho”.

Dicho ello hasta el  año de 1991 le toca hacer mi servicio social y entonces ya estaba por la relación que hubo en el despacho, ingresa a una empresa que se llamaba TermoGas, era de las empresas de Don Virgilio Garza Flores, un empresario de Monterrey, ahí veía la cuestión legal en lo que era la empresa.

Ahí le ayudaba al director jurídico, entonces recibe la invitación a hacer su servicio social y me recomiendan para hacerlo en San Pedro.

“Cumplo mi servicio social, me dedico al jurídico en el municipio de San Pedro, en ese entonces era la era del ingeniero Rogelio Sada, el director jurídico que por cierto era el licenciado Carlos Francisco Cisneros Ramos, un maestro”.

“Cuando termino mi servicio social, él al ver mi desempeño como parte de ese jurídico, me invita a trabajar ahí en el municipio de San Pedro, entonces mi opción era regresarme a la empresa en donde yo estaba porque iba a cumplir mi servicio social, y ya tenía ese permiso, entonces me alago mucho la invitación que fuera parte de él pues me vio mi manejo de los temas en concreto, los temas legales del municipio, pues me invita con pago, porque no me pagaban en el servicio social, y me quedo en el municipio en la dirección jurídica como abogado”.

Ahí estuvo un buen tiempo, hasta el  año de 1996, donde  ahí en el municipio de San Pedro cuando ya estaba como alcalde Fernando Margain, sale en el 96, igual regresa a un despacho a litigar con otro compañero.

Poco tiempo  después viene una invitación en el 2000 al municipio de Santa Catarina, donde me invitan a una coordinación ahí de la cuestión fiscal con el tesorero, en el tiempo del alcalde Humberto González y así sigue su carrera, muy movida por cierto.

“Entonces recibo la invitación, nos pusimos las pilas a trabajar en cuestión de recaudación fiscal, pero ahora en la Tesorería, y para el 2002 me mandan a hablar del municipio de San Pedro de nueva cuenta para hacerme una invitación de un puesto que creo que tenían problemas por ahí que no podían, pues no encontraban un perfil idóneo, entonces por recomendaciones volvimos a Carlos Cisneros Ramos y un servidor, me invitaron por recomendaciones de él y del alcalde Margain, del Ingeniero Rogelio Sada, me invitan y no me decían a qué área iban, yo pensaba que a jurídico, de nueva cuenta, me decían que tenían muchos problemas en alcoholes en ese entonces, en el 2002, y les digo bueno, pero la cuestión jurídica y administrativa y eso y alcoholes no creo que se te dificulte, somos abogados, nos ponemos a checar reglamentos y leyes y se acabó y aplicamos lo que tengamos que aplicar”.

“Sí fue un reto, igual me empezaron con unos asuntos ahí con unas resoluciones que no podían o no encontraban cuadratura jurídica para clausurar esos negocios. Estaban dando problema en San Pedro, de hecho, fue el primer negocio que clausuramos en San Pedro,  uno muy  llamado,  que estaba en el  Centrito Valle”.

 

“Entonces llegué bien como dijo el maestro cuando lo saludé, cuando llegó a la resolución, me dijo que no encontraban la cuadratura legal y qué bueno que llegaste y llegaste con el pie derecho. Me dijeron: cuanto tiempo quieres para hacer la resolución, y les dije que me diera 4 días, una semana a lo mucho, en esa semana la resolvimos ya nos dieron el visto bueno y procedimos a la clausura”.

Es por ello que para los tiempos en que  ya estaban por concluir la administración, sale en el 2004, ya había llegado  el edil  Alejandro Páez, como alcalde de San Pedro, sale haciendo amigos como siempre y se pone a litigar de nueva cuenta, hasta que en el Año del 2005 recibe una invitación para ir a la Ciudad de México y ahí estuvo viendo y manejando otros aspectos.

Esta vez era el Jefe de Adquisiciones de Profeco en México, ahí estuvo tres años, del 2005 al 2008, en PROFECO.

“Ahí lego por  invitación de un amigo, y ex jefe también, fue tesorero del estado, ahí con Canales, Fernando Canales, nos quedamos como 3 años allá físicamente, me cambio la vida completamente, tenía que viajar y cada fin de semana venir, a veces no venía una semana, me quedaba los quince días y ya me regresaba según como anduviéramos por allá de trabajo”.

“Estuvimos así es que en  el 2008, y renuncie, no querían que me viniera, pero ya había sido mucho estrés del viaje y andar de ida y vuelta, y sobre todo por la familia. Mis hijos estaban niños y pues ya decidí regresarme, renuncié y me vine de nueva cuenta, primero ya empezamos a ver qué panorama había aquí, me puse a litigar por mi propia cuenta, puse mi despacho ahí en San Pedro, ahí estuvimos litigando”.

En el litigio es de subrayar que siempre ha manejado de todo; desde la Materia Civil, Penal, Penal Federal.

Le han tocado temas de  lo Laboral, cualquier materia que sea relacionada con Derecho, sin miedo, todas las asume.

”No tengo una especialidad o predilección por la materia, todas yo creo que son importantes, son temas diferentes y únicos, todo tiene un contexto jurídico diferente. Todos los temas son diferentes y le tienes que poner tu pimienta legal a cada asunto”.

Así en su crecimiento profesional luego surgen otras invitaciones que le volverían a dar oportunidades de ser mejor cada vez.

“Me invitan de nueva cuenta a San Pedro en el 2010, me invitaron en la administración de Mauricio Fernández Garza, ingresamos a la tesorería, a la tesorería del municipio, yo era el asesor del síndico primero, veía la cuestión de la cuenta pública, la cuestión financiera, era el que estaba ahí con el Contador Ramiro”

“Y en el 2010, estuve hasta el 2013, que me invitan al municipio de Monterrey, a la de Margarita Arrellanes, yo estaba trabajando en San Pedro todavía, y acá me invitaron a ver la cuestión de patrimonio, y yo en San Pedro también manejé patrimonio, la cuestión de la Hacienda Pública y todo eso. Acá en Monterrey me invitan y me dan la cuestión de patrimonio en el municipio de Monterrey y ahí estuvimos hasta el 2015, termina la administración, salimos e igual nos pusimos a litigar un rato, y me invitan a Agua y Drenaje, recibo la propuesta de integrarme al jurídico de Agua y Drenaje, ahí duro un año y medio ahora en el 2017 el director me invita y se crea la gerencia de patrimonio y me la ofrecen, esa gerencia, es ahorita donde actualmente estoy y veo toda la cuestión patrimonial del organismo a nivel de estado y todo lo que son todos los bienes en general, todo el patrimonio, bienes muebles, inmuebles, vemos la cuestión de la a seguranza de los mismos de lo que es los seguros de todo, de edificios hasta lo mínimo, o sea todo agua y drenaje se encuentra asegurado”.

Juan Guerra Rosales, como lo dice su apellido, es un hombre que sabe dar guerra, y gusta de siempre ir hacia adelante.

“Pues fíjate que  ya vas y entras  aquí y te das cuenta que Agua y Drenaje es un organismo que… yo no lo dimensionaba así, en la cuestión patrimonial, pero ya estando dentro, desde que estaba en jurídico empecé a meter mucho en temas de esa índole, porque sabían que yo manejaba cuestiones de patrimonio, entonces decía que le entiendo a esto. Sí es mucho lo que tiene agua y drenaje a nivel de estado, vemos cuestiones de arrendamientos a nivel del estado, lo que no tenemos ahorita de bienes en lo que son las zonas rurales y todos los municipios foráneos tenemos que contar con arrendamientos, llevo el control de arrendamientos, cuestión de pagos y todo lo administrativo. Pero es muy interesante, porque tenemos detalles en inmuebles como la prensa misma lo ha publicado, demandas de ejidatarios que en sus momentos vendieron, algunos con todo el derecho y las formalidades y que ahora se duelen ya después de 30 o 25 años de que quieren sacar provecho, eso a mí también se me hace injusto, de que ya recibieron el dinero que se les debía en cuanto al valor de sus tierras y demás, hay muchas cuestiones legales”.

“Entonces aquí vemos todas esas situaciones, yo soy el responsable de esta área que es la gerencia de patrimonio de agua y drenaje y la intención es mejorar todo y tener un buen orden en lo general y que agua y drenaje esté con la certeza jurídica respecto del patrimonio”.

La visión en Derecho de nuestro entrevistado ha sido marcada por grandes líderes para él, compañeros, amigos  y maestros, jefes, que lo han sabido guiar, gente a quienes admira y aprecia.

“Aprendió mucho del abogado, Jorge Aguillón Ortiz, él fue uno de mis mentores… de él aprendí los principios en cuanto a lo que es el litigio, analizar los temas, digo desde enseñarte a ir a un juzgado, a presentarte con la gente de los juzgados y decir: cuando no esté yo él viene, porque antes, como dicen, te madreaban la gente de los archivos y te decían “pues no se había autorizado no te presto nada”, y tú ibas y la idea del abogado era de que me enseñaba como, antes tomarle una foto era muy difícil que trajéramos celular y teníamos que transcribir todo el acuerdo y llevárselo a él, hago que lo entendiera, y ya después se me hacía fácil y fui aprendiendo en el sentido de analizar un acuerdo y ya apuntaba nada más lo necesario, pero d entrada me decía “tienes que apuntar todo el acuerdo, no importa lo que te tardes”, y así me fui fogueando y fue parte de la enseñanza pero también me madreaban mucho. Ya empezaba a analizar y decía “cuál es el objeto del acuerdo” y ya se establecía”.

“Otro fue el maestro Carlos Francisco Cisneros Ramos, Leonardo Leal Risueño, de la empresa de TermoGas…..ellos me han marcado la carrera porque sí es lo que yo esperaba, en la mayoría de los aspectos, en algunos no porque ves diferencias, pero es lo mínimo, pero me gusta mucho la carrera y en eso estamos ahorita”.

TABLITA

Nombre.- Juan Guerra Rosales

Fecha de Nacimiento.- 1 de abril de 1969

Padres.-  (+) Carlos Guerra Lucio y Herlinda Rosales Sifuentes

Esposa: Enedelia Mata Arzola

Hijos.- Juan Fernando Guerra Mata, Ricardo Alonso Guerra Mata, y Mariana Cassandra Guerra Mata

-Es egresado de la Facultad de Derecho de la UANL de la Generación 88-93 y cuanta con asignaturas  en Justicia Administrativa en cuestión Fiscal,  siempre enfocado más que nada a la cuestión de Administración Pública, sus derechos y como se ejerce.

 




No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario