Monitor www


Creamos un nuevo Internet cada 2 años


Publicacion:29-11-2019

+ + - -

Según EMC, una empresa hermana de Dell Computer, para el 2020 tendremos 40 zettabytes de datos.

Desde que el Internet es concebido como Internet, la creación de nuevos datos no ha parado.  Antes los datos estaban confinados a sistemas empresariales en las poquísimas grandes empresas que podían sustentar tener un centro de datos y también al gobierno, que por definición generaba las mayores cantidades de datos.  Hoy en día, muchos años después de que el Internet se popularizó y después de que ha  penetrado capas de la sociedad que antes no estaban cubiertas, los datos no parecen tener una fecha para disminuir su ritmo de crecimiento.

Según EMC, una empresa hermana de Dell Computer, para el 2020 tendremos 40 zettabytes de datos, estos son  40 trillones de gigabytes de datos. A este ritmo de crecimiento, IBM calcula que el 90 por ciento de los datos actuales habrán sido creados en los dos últimos años.  Es decir, lo que se creo hasta hace dos años representa sólo el 10 por ciento de lo creado en los últimos dos años.  Así de explosiva está la creación de nuevos datos en  el mundo actual.

Y es que, actualmente, los billones de usuarios del Internet en todo el mundo y los millones de dispositivos que se conectan cada día, no paran de generar nuevos datos.  Tecnologías como el Internet de las cosas (IoT) sólo han profundizado esta situación. Si antes era común que los nuevos usuarios del Internet generaran nuevos datos, hoy en día es muy frecuente que muchos de los datos vengan de dispositivos usados en casas, fábricas o en las calles que están constantemente midiendo alguna variable.  Lo que algún día parecía algo inalcanzable (tener a miles de millones de usuarios del Internet) hoy, se ha vuelto algo cotidiano.  Millones de nuevos usuarios y dispositivos se conectan al Internet todos los días.

Sin embargo, esa explosión en el número de usuarios no deja de representar nuevos problemas y desafíos. Los datos y los conjuntos de datos se han vuelto tan grandes que incluso es difícil entender lo que están tratando de decirnos. A menudo, las respuestas no están en nuestra intuición, por más sensibles que seamos.  Constantemente, las respuestas las dá un software, que grabó todos los datos relevantes, los analizó a través de algoritmos sofisticados y los entregó a alguien para su ejecución.

A menudo, para dar sentido a los grandes datos en las empresas se necesita de una mano extra, una que es, básicamente, un robot.  Buscar relacionamiento entre los datos no es tarea fácil, incluso menos si pensamos que hasta pequeños sensores caseros de IoT pueden generar miles de datos al día.  La tecnología que ha entrado con mucha fuerza es la inteligencia artificial (AI), ya que nos ha permitido analizar todo ese mar de datos y buscar correlaciones entre los mismos, sin tener que colocar un equipo de trabajo a analizar datos por meses. Y vamos a ser sinceros, ni siquiera  siempre las correlaciones más obvias de datos son las que nos darán el “insight” que vale millones de pesos en ventas.

La inteligencia artificial permite analizar grandes conjuntos de datos y establecer comparaciones, inclusive entre datos que no se esperaba que tuvieran alguna relación.  Si para tu producto se producen más compras cuando la temperatura es cálida, la manera más fácil de investigarlo es a través de un robot de software.  La (AI) nos permite saber si lo que nos dice nuestra intuición se sustenta con lo que los datos nos dicen.

La inteligencia artificial es uno de los campos en los que se espera un mayor crecimiento en los próximos años. El mar de datos que estamos capturando cada día de las operaciones de empresas y gobierno no para de crecer y no es fácil de entender a simple vista. Cada día hay más datos de más fuentes, lo que crea una mezcla explosiva en términos de volumen. Se espera que la inteligencia artificial esté involucrada en muchas de las transacciones que vemos día a día en las operaciones de tu negocio.  Será un testigo mudo que estará allí y que en algunas ocasiones descubrirá  una fuente de oro para ser explotada por tu empresa.

En realidad, la inteligencia artificial tiene todo para convertirse en la nueva plataforma tecnológica que cubre todo, absolutamente todo.  No hay forma de arriesgarnos a que los datos se queden allí, sin brindarnos nuevas pistas de lo que va a cambiar nuestra industria en un futuro cercano.  Por eso, la Inteligencia Artificial estará allí, buscando por las nuevas pepitas de oro como un gambusino que nunca descansa.  Si el petróleo es el nuevo oro de nuestros días, la inteligencia artificial es la nueva exploración que nos permite descubrir nuevos yacimientos y eso no puede parar, la búsqueda de nuevas formas de innovación será una constante en las empresas del futuro.  Parar de innovar será el equivalente a convertirse en un blanco fácil para nuevos y viejos competidores.

No pienses que solamente los datos de las grandes corporaciones pueden traer el nuevo momento “Aha” de tu industria.  Los datos de las pequeñas empresas pueden y deben a menudo mostrar el camino de las innovaciones futuras que nos mostrarán los nuevos caminos de crecimiento futuro.  Los datos estarán allí, esperando convertirse en la pieza clave de nuevos procesos de innovación y crecimiento, que, sin AI, nunca hubieran sido descubiertos.



« Especial »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario