Legal


Es Cuellar Adame jurista de retos.


Publicacion:15-04-2019

+ + - -

Su visión en el derecho siempre ha sido muy firme, buscar el bien común y el que la justicia sea para todos

 

Hijo de una familia sencilla de comerciantes de Ciudad Camargo, Tamaulipas, el jurista,  Ervey Sergio Cuellar  Adame viene a tierras regias a hacer vida y como tal, desde chico siempre ha sido un hombre de retos, que aunque la vida lo invitaba a claudicar,  jamás dejó que esto marcara su destino.

Nacido un 23 de septiembre de 1950, logra egresar  de la UANL, de la Generación 1970 a 1975, y cuenta con Maestría en Derecho Fiscal y Doctorado en Derecho, ambas en la Facultad de Derecho y Criminología.

Su visión en el derecho siempre ha sido muy firme, buscar el bien común  y el que la justicia sea para todos.

Así lo ha logrado hacer desde siempre, por ello ya fuese en el litigio, en el coucheo legal o dando cátedra, nuestro entrevistado es un jurista echado pa´ delante.  

Su historia de lucha es desde siempre, inclusive desde antes de elegir la carrera, y esta tenacidad la sigue aplicando hasta nuestros días, donde al estar a cargo de la Prevención del Delito del Estado de Nuevo León, trata de llevar el Estado de derecho en cada acción que emprende en la prevención integral del delito y por una mejor sociedad.

“Yo soy contador, pero era uno chiquito, pues estudié contador de comercio en el pueblo de Camargo, Tamaulipas. Cuando yo estaba estudiando esta parte de aquí mi padre me dijo que tenía dos opciones, tomando en cuenta que yo terminaba en 1966 comercio. Me dijo: “O te subes a un tractor, o te vas a cuidar chivas, o te vas a estudiar, tú decide”.

“No venimos de gente adinerada, pero ellos tenían un restaurante y les permitía un ingreso, por lo que me mandan a Monterrey”.

“Cuando llego, en aquellos años, había un problema en el estado de Nuevo León, porque no fácilmente alguien de un estado que no era de Nuevo León, era mucho más difícil entrar a la universidad y a las escuelas públicas. Entonces vino mi madre conmigo y anduvimos tocando puertas, y me encuentro en la secundaria No. 4 que estaba en Abasolo cruz con Diego, en donde estaba la Facultad de Economía hace años”.

“Ahí me encontré al maestro Timoteo Hernández, quien me había firmado el título de Contador. Mi madre y yo veníamos de pueblo chico y estábamos espantados en el aspecto de que Camargo tenía 10 mil o 7 mil habitantes en aquel entonces. Entonces le comentamos a Don Timoteo, que en paz descanse, dijo: “A ver, pásenmelo a segundo año”, entonces yo estudié secundaria aquí en 1966 pasando al segundo año.

En plan serio y en plan broma,  quería encontrar a alguien en Nuevo León que haya hecho la secundaria en dos años.

“Entonces ahí inicié. En 1968 me fui a la prepa con una etapa crítica en N.L., y a nivel nacional por la matanza de Echeverría y de alguien que también venía de atrás, donde México había desenlazado un proceso revolucionario de todos los estudiantes a nivel nacional, y cuando llego al registro de inscripción de la preparatoria, me encuentro con que sí pasé, pero que como era de Tamaulipas me iban a mandar a la prepa 8. Antes la prepa 8 estaba ubicada en Arroyo Seco, por Eugenio Garza Sada, hasta allá esperaba el camión 4 en Washington y Diego y es el que me llevaba y dejaba todos los días”.

Estuvo un año ahí, luego la prepa 8 se cambia a Diego y Matamoros provisionalmente, y termina el primer año de preparatoria y ya le mandan a la Prepa 1 en Colegio Civil. Es ahí donde  entonces, ahí termina la especialidad en abogado.

“Cuando yo estaba en preparatoria, mi padre que en paz descanse, me decía que debía estudiar para abogado, y yo le decía “¿bueno y qué?”, porque yo iba para contaduría y medicina, esa es la verdad”.

“Entonces yo seguí su consejo y así nací en la carrera. No me arrepiento, yo terminé mi carrera en 1975 aquí, quiero decir que, en ese año, todavía me mandan llamar del departamento escolar de rectoría para decirme que no podía estar en la facultad que, porque era de Tamaulipas, y les decía que ya nada mas me faltaba un semestre para terminar. A fin de cuentas, estuve tocando puertas en todos lados y ya me dejaron ahí y terminé”.

Dicho ello, a partir de 1975 estuvo litigando hasta el 1977, porque en ese año, en la época del gobernador Martínez Domínguez, se fundan los juzgados familiares en Matamoros y Garibaldi, entonces le invitan a fundarlos.

“Esos juzgados trabajé ahí y me hice funcionario público en el Poder Judicial del estado, después de haber sido los 5 años de toda mi carrera, fui meritorio y escribiente en el primer juzgado civil, el estado solamente me pagó seis meses, los últimos seis meses en 1975, y con este recurso me acuerdo muy bien que le compré una sala a mi madre, y se la tuve que llevar a Tamaulipas. Esa fue mi gran inversión”.

“En el Juzgado tenía la función de Secretario, Segundo Secretario, Primer Secretario y estuve de Juez hasta 1984, porque luego las nóminas del Poder Judicial y del estado son muy castigadas, entonces me invitan a Banca Serfín, en Padre Mier y Juárez, esto para la Gerencia Legal y con un salario doble, entonces ya en 1984 le dije al Poder Judicial que muchas gracias y me fui”.

“Fui Empleado Bancario, estuve hasta 1985, en ese año hubo la empresa que ahora se llama Arca Continental, el corporativo de bebidas mundiales, Coca-Cola. Entonces entré a la empresa en 1985 y dije “total nomas un rato” y un rato se convirtió en 25 años”.

 

Y ahora en el 2010 se jubila de ahí de la empresa Arca Continental, de cuya empresa no me quejo, pues ganaba bien, y me permitió hacer un buen patrimonio y educar a sus hijos.

Ahí desarrolló otra actividad profesional porque la empresa le permitió ser un abogado todólogo, entonces ahí le mandaron al Instituto Panamericano de alta Dirección de Empresas, el IPADE.

Ahí hizo  un Diplomado en Derecho Fiscal en el Tecnológico, hizo su Maestría en Derecho Fiscal.

Además desde 1978 es Maestro en la Facultad de Derecho, donde por cierto  ahí últimamente desde hace 4 años, le invitaron a hacer el Doctorado, y entonces ha estado en capacitación constante.

Como maestro de la Facultad de Derecho lleva ya más de 41 años laborando, donde deja todo su empeño en mejorar a las distintas generaciones en ejercicio de las ciencias jurídicas.

“He vivido diferentes épocas, viví como estudiante de 1968 hasta el 71, que era una revolución estudiantil, y lo que comparo en las épocas es que antes había más responsabilidad como estudiante para ir a estudiar. Como decía un alcalde, es que la diferencia entre alguien que nace en pesebre y alguien que venimos arañando, la posición es esa: nos costó y la apreciamos y cuidamos. Yo no veo eso, creo que nos falta mucho por avanzar, nos falta mucho por avanzar y cultivar mucho las instituciones y una nueva conciencia en el caso del estudiante en ese tema de la responsabilidad, tengo alrededor de 30 a 35 alumnos con una hora diaria”.

“Hoy veo a un estudiante con un perfil más holgado, sin estrés, menos preocupado y eso está mal, porque cuando yo estudié, al menos no teníamos el acceso a la información que los estudiantes tienen ahora”.

Es por ello que en la Facultad de Derecho había muchos libros, pero el problema era que tenías que ir ahí,  el  batallaba porque no tenía dinero para el camión.

“Por ello a  mis alumnos les digo que están en la gloria, tienen que aprovechar esa parte, hoy si quieres comprar un libro lo compras y si no quieres te metes a internet al sistema del gobierno del estado y sacas lo que tú quieres sacar”.

“Pienso que los retos, es que nos falta transitar mucho desde un punto de vista profesional en la ética profesional del abogado, para ya quitarle el color que tiene un abogado. Siempre dicen que somos de color gris. Aquellos que lo comentan no los critico pues nos lo hemos ganado a pulso y no nos hemos encargado de limpiarlo con una buena ética profesional”.

“Hay abogados A.C., y abogados D.C.; abogados antes de computadora, y abogados después de computadora, y para aquellos que no tuvimos la posibilidad de una cultura cibernética de tener una computadora, ahora es un gran reto para nosotros porque tenemos que actualizarnos en el manejo de un software, de Windows, el manejo de todos los programas que conllevan algunos sistemas de computación”.

HOMBRE DE EMPUEJE

En otro contexto, el jurista sabe que la carrera te abre caminos y él lo ha sabido aprovechar, por ello ahora desde el Estado imprime lo mejor de sí en la mejora de la sociedad.

“Sigo siendo maestro, tengo 41 años ahí en la facultad, ahora ya tengo un año y 2 meses, donde el Gobernador que me invitó en diciembre del año 2018 y me dijo que le ayudara con algo de la construcción del tejido social, en un evento que tuvimos en Vértebra en el Club Industrial y fui con él, ahí platicamos, luego el tema se lo pasó al licenciado Manuel González, y me dijo de que se trataba, que es la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana, y a partir de ese momento arrancamos con un enfoque completamente diferente”.

“Hoy por hoy, lo que tratamos de hacer de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana es transformarla, que no ha concluido, en un centro de inteligencia social, independientemente de los programas que ya traiga colgados como el DARE, actividades contra las drogas, tratamiento de menores y mayores de edad, los programas que tenemos también en el caso de las escuelas, el gran reto es transformar precisamente la Subsecretaría de Prevención en un centro de inteligencia”.

“La información hoy por hoy, y desde hace muchos años, si no la tienes, no puedes enderezar esto ni establecer políticas públicas en materia de prevención que no las hay y que ahora se transforma en un reto particular para mí.

Estamos trabajando con un gran equipo, quiero resaltar que en todos lados es un tema de moda, donde las mujeres hablan de equidad de género, en la subsecretaria trabajo con muchas mujeres, sin discriminar a los varones, pero lo que quiero decir, es que en mi área empujan mucho y son muy trabajadoras y las felicito, las llamo para un proyecto y ahí están, los proyectos los traemos desde el sur, desde Doctor Arroyo hasta Anáhuac, desde García hasta lo que es Treviño, de oriente a poniente en todo el estado. Pasó que la subsecretaria la desgajamos en siete regiones, y esto tenía dos razones, hoy hay municipios que no tienen el recurso económico para transportar a su gente a Monterrey y que asistan a los proyectos que está haciendo la subsecretaría, por un lado, y por el otro lado fue la descentralización para hacer la autoridad a los municipios”.

Dicho ello, como Comité Regional  sesionan  por igual en  Higueras o Hualahuises, actualmente están  trabajando en una actividad social mucho más fuerte que tiene que ver con la recuperación de espacios públicos.

Nombre.- Ervey Sergio Cuellar  Adame.

Fecha de Nacimiento.- 23 de septiembre de 1950.

Padres.- Gregorio Cuellar Garza y  María de los Ángeles Adame García..

Esposa: Nora Guadalupe Tijerina.

Hijos.- Cynthia Gabriela, Fabiola Berenice, Ervey y Alfonso Alejandro y las gemelas Norma y Nora.

-Es egresado de la UANL, de la Generación 1970 a 1975, y cuenta con Maestría en Derecho Fiscal y Doctorado en Derecho, ambas en la Facultad de Derecho y Criminología.

 

 



« El Porvenir/ Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario