Migracion


Nacional Mas Nacional


Se emplean mujeres migrantes en bares pese a la inseguridad


Autor: | Publicacion:31-07-2019

TAGS: Migracion

+ + - -

Ciudad Juárez es, desde hace décadas, un sitio de alto riesgo para las mujeres

Mujeres migrantes han encontrado una oportunidad laboral en la vida nocturna de esta ciudad fronteriza, en lugares cuyo acceso es exclusivo para hombres y donde la seguridad es casi nula por tratarse de la zona centro, una de las más peligrosas, donde exponen su integridad trabajando en la ilegalidad por un sueldo precario y escasas propinas.

Ciudad Juárez es, desde hace décadas, un sitio de alto riesgo para las mujeres.

Actualmente, según el reporte de Incidencia Delictiva del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), es el municipio con el más alto índice de feminicidios en el país, situación que desconocen las extranjeras, principalmente las jóvenes, quienes esperan la respuesta a su solicitud de asilo en Estados Unidos.

En un recorrido realizado en cantinas, bares y centros nocturnos, se constató que jóvenes mujeres, algunas que apenas sobrepasan la ma-yoría de edad —aseguran ellas—, se han convertido en un atractivo más, al ser contratadas como meseras.

Sin embargo, de acuerdo con información proporcionada a este diario por un testigo, muchas en realidad son bailarinas.

Cubanas, guatemaltecas, hondureñas y salvadoreñas trabajan en la ilegalidad y expuestas al peligro por sueldos que no rebasan los mil 200 pesos a la semana y las escasas propinas que les dejan los clientes de estos lugares de baja reputación.

En mayo pasado, autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) detectaron a un grupo de seis migrantes cubanas, una de ellas menor de edad, trabajando en un lugar conocido como Club Safari, el cual atrajo a las extranjeras con un anuncio que decía: "Se solicitan chicas guapas, excelente sueldo y comisiones".

La denuncia del caso se realizó a través de una llamada anónima al número de emergencias.

Agentes acudieron a revisaron el lugar, donde encontraron a seis cubanas trabajando sin permiso, una de ellas tenía 16 años y fue turnada al área de trabajo social, a fin de localizar a sus tutores.

De acuerdo con información de la Secretariado Ejecutivo, hasta la fecha no se ha dado otra detención de ese tipo.

No obstante, la realidad en los centros nocturnos refleja que la práctica es cada vez más común entre los dueños de dichos lugares.

"Hay que trabajar para comer", aseguró una chica cubana que se desempeña como mesera en una cantina con fachada de cueva en el corazón de la ciudad, donde se expone a las miradas y agresiones de hombres alcoholizados, quienes después del servicio le dejan entre 20 y 50 pesos de propina.

 



« El Universal »