Atentado


Internacional M谩s Internacional


Fuerte explosi贸n cerca de Mogadiscio deja 11 muertos


Autor: | Publicacion:23-10-2017

TAGS: Atentado

+ + - -

La detonaci贸n, causada por un artefexto explosivo improvisado, se registr贸 esta ma帽ana al paso de un minib煤s de pasajeros en una concurrida avenida de Daniga

Mogadiscio.- Al menos 11 personas murieron en la localidad de Daniga, cerca de esta capital, por una fuerte explosión, que calcinó un minibús de pasajeros, tras el mortal atentado de la semana pasada en Mogadiscio, que dejó 358 muertos, 228 heridos y 56 desaparecidos, según el más reciente balance oficial. 

La detonación, causada por un artefexto explosivo improvisado, se registró esta mañana al paso de un minibús de pasajeros en una concurrida avenida de Daniga, de la región de Middle Shabelle, a unos 36 kilómetros de Mogadiscio.

Las víctimas son granjeros, en su mayoría mujeres, que se dirigían a la ciudad de Balad, en la región de Middle Shabelle, hasta donde fueron trasladados varios de los heridos por la detonación, según un reporte de la televisión árabe Al Yazira.

Mohamed Hasan, un residente de Daniga testigo de la explosión de este domingo, dijo en entrevista con la televisora qatarí que los civiles fueron asesinados por "error", ya que un vehículo del Ejército somalí pasó poco antes por el lugar.

"Vi cuerpos carbonizados poco después de la explosión. Creo que el objetivo del ataque eran los soldados de un vehículo militar que pasó antes", indicó Hasan.

La fuerte explosión, que calcinó por completo el minibus, se registra a poco más de una semana de la masacre que causó la muerte de un total de 358 personas en el centro de la capital somali, en lo que es considerado el peor atentado de Somalia hasta ahora.

Un camión cargado de explosivos detonó la tarde del sábado 14 de octubre en el cruce central K5, una zona del centro de Mogadiscio que está repleta de oficinas gubernamentales, hoteles, comercios y restaurantes.

La potente detonación destruyó varios edificios, entre ellos el Safari Hotel, donde se cree quedaron atrapadas más de 200 personas, e incendió decenas de vehículos, que circulaban en la zona, cuyos ocupantes murieron calcinados.

Un segundo ataque similar se registró poco después al lado de un concurrido mercado del distrito de Wadajir, situado junto a la antigua sede de la aerolínea nacional Somalia Airlines, provocando varias víctimas.

El Ministerio de Información confirmó la víspera que el número total de víctimas mortales por el doble atentado en Mogadiscio asciende a 358, mientras que 228 más resultaron heridos, 122 de gravedad, por lo que fueron trasladados a Turquía, Kenia y Sudán para recibir tratamiento médico, y otras 56 personas permanecen desaparecidas.

El número de víctimas fatales sigue siendo preliminar, dado que aún falta por contabiliar a las personas que fueron retiradas del lugar por sus familiares, sin dar aviso a las autoridades, y dada la grevedad de muchos de los lesionados.

El ministro de Seguridad de Somalia, Islow Dualle, confirmó la captura de cuatro sospechosos involucrados con el letal doble atentado de la pasada semana en la capital somalí, entre ellos el conductor del vehículo que explotó en el segundo ataque y el encargado de facilitar el acceso del primer un camión bomba a la ciudad.

El devastador atentado fue condenado por el presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Mohamed, y su primer ministro Ali Khaire, quien culpó directamente al grupo islamista Al Shabad de la masace.

Sin embargo, la organización extremista, afiliada a la red Al Qaeda desde 2011, se ha mantenido en silencio, pese que tiene antecedentes de lanzar ataques con bombas contra objetivos civiles, no sólo en Mogadiscio, sino también en otras ciudades dentro y fuera del país.

Al Shabab (Los Jóvenes, en árabe) se ha caracterizado por perpetrar ataques fuera de Somalia, incluido el registrado en abril de 2015 contra una universidad en la ciudad keniana de Garissa, donde sus combatientes masacraron a al menos 148 personas.

Además Al Shabab cometió el atentado contra un bar durante la final de la Copa Mundial de Futbol de 2010, que el grupo realizó en Uganda, cobrando la vida de al menos 76 personas, que se habían congregado para disfrutar del partido entre Holanda y España.



« Notimex »