AsaltosYRobos


Justicia Robos


Saquean escuela especial en Guadalupe


Autor: | Publicacion:03-10-2018

TAGS: AsaltosYRobos

+ + - -

Los daños materiales y el robo, superan los 15 mil pesos, que maestros y padres de familia, habían reunido, para sacar adelante el proyecto.

Monterrey N.L.- Por 15 ava ocasión un grupo de delincuentes, ingreso a las instalaciones del CAM Laboral, ubicado en el municipio de Guadalupe, donde robaron herramientas y material didáctico.

Los daños materiales y el robo, superan los 15 mil pesos, que maestros y padres de familia, habían reunido, para sacar adelante el proyecto.

Cabe mencionaron que el CAM es un centro educativo, donde se brinda asesorías y practicas a jóvenes con capacidades diferentes, para que puedan aprender un oficio y así poder trabajar en alguna empresa.

Los hechos se reportaron en la escuela de nivel especial CAM Laboral, ubicada en el cruce de Pablo Livas y Odontología en la colonia Miguel Hidalgo, en Guadalupe, Nuevo León.

Los delincuentes ingresaron al lugar en horas de la madrugada, aprovechando que la escuela, no cuenta con vigilancia, por ser de bajo recursos.

Los sujetos, forzaron con barrotes, los barandales de la escuela, por donde pudieron ingresar.

Mencionaron que se robaron maquinas cortadoras, de carpintería, aparatos electrónicos, una computadora y otras pertenencias.

Los maestros mencionaron que este robo, es un duro golpe, para la institución, debido a que han sido 15 las ocasiones que han sido robados y ya no cuentan con recursos.

Los afectados mencionaron que no existe vigilancia en la zona, por lo cual, se cometen esta clase de robos.

Mencionaron que la Educación Especial es una modalidad de la Educación Básica con servicios educativos escolarizados y de apoyo.

Indicaron que en esta escuela se trata de impulsar, Formación para la Vida y el Trabajo, a los jóvenes y adultos que enfrentan barreras para el aprendizaje.

Desafortunadamente, en varias ocasiones, han tenido que cerrar por falta de recursos para adquirir herramientas.



« El Porvenir / Sergio Castillo »