El Porvenir MX

Viernes, 25 Julio 2014
Ediciones Anteriores

Opinión / Editoriales

VENGANZA INSACIABLE

La extrema izquierda EI de nuestro país ha logrado la destitución de funcionarios, el encarcelamiento de alguno de ellos amén de mentalizar a grandes sectores de la población en contra del gobierno, la empresa privada y los ricos. Su labor es constante y persistente y los órganos de información con que cuenta no desmayan día con día en los conceptos obsesivos que sostienen.

Uno de estos temas que el mes pasado cobró especial vigencia, fue el caso de Acteal. Como todos recordamos, la muerte en Acteal de varias decenas de indígenas rebeldes adoctrinados por el Obispo Samuel Ruiz , el Obispo Raúl Vera, los teólogos de la liberación y los sustentantes de la Teología Indígena , constituídos tanto en la Diócesis de aquel entonces, como en el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, provocó reacciones internacionales contra el gobierno constituído por el Presidente Ernesto Zedillo , lo cual obligó a que éste procesase a varios funcionarios públicos y encarcelase con penas prologadas, a algunos miembros del ejército.

Según datos del propio Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas publicados en La Jornada del día 22 de diciembre pasado, hubo procesos contra 87 involucrados y 15 funcionarios públicos los que fueron procesados en el Fuero Federal incluyendo 15 exservidores públicos de bajo nivel. La lista es impresionante, pues hubo: 27 juzgados apenas de entre 35 y 40 años, con sentencias confirmadas, 31 sentenciados a 26 años de prisión con apelación pendiente, 18 condenados a 25 años de prisión en segunda instancia, 2 condenados a 25 años de prisión, pero liberados por razones de edad y salud, 2 quienes esperan sentencia de primer instancia, pues hubo reposición de procedimiento, uno falleció por enfermedad en el transcurso del proceso, 27 pendientes órdenes de aprehensión, etc. etc.

Aparte de se encuentra por ejemplo el General retirado Julio César Santiago Díaz, Jefe de Asesores de la Coordinación General de la Policía de Chiapas y los Agentes de Seguridad Pública Estatal, Roberto García Rivas y Roberto Martín Méndez Gómez, condenados a ocho años de prisión, Felipe Vázques Espinosa, Sub Oficial de Seguridad Pública, encargado de Los Chorros, condenado a 3 años 9 meses, siete Agentes de Seguridad Pública del Estado, condenados a tres años, Mariano Pérez Ruiz, militar a quien la PGR señala que se encontraba de vacaciones al momento de cometer el delito de portación de armas de uso exclusivo del ejército, con cuatro años de prisión, Absalón Gordillo Díaz, Jefe de Seguridad Pública del Estado en Majomut, condenado a siete años de prisión, Roberto Arco Jiménez, Agente del Ministerio Público, condenado a dos años de prisión, etc. Hay pendientes de ejecutar las órdenes de aprehensión contra funcionarios de ese entonces, Jorge Gamboa Solís, Coordinador de la Policía Estatal y José Luis Rodríguez Orozco, Director de la Policía de Seguridad Pública Estatal.

La lista es todavía más larga, pero todavía esto no sacia la sed de venganza del Centro de Estudios Fray Bartolomé de las Casas y de los Obispos citados. El odio que éstos tienen contra el gobierno, las fuerzas de seguridad y los gobernantes de entonces es increíblemente acre y a diez años de distancia no perdonan lo ocurrido.

En La Jornada de ese día el encabezado de primera plana reza: “ Zedillo debe ser enjuiciado por Axteal”. Tomando palabras del ex Obispo Samuel Ruiz y desde luego, el texto de gran parte del periódico es dedicado al problema de Axteal. No sólo eso sino que durante todo el mes se estuvo insistiendo con notas de primera plana en recordar lo que ellos llaman “la matanza de Axteal”, pidiendo, reclamando y exigiendo que el Congreso y autoridades se pronuncien contra el gobierno de entonces y exijan a Felipe Calderón que haga algo al respecto.

Esto no solo es contra la religión cristiana, sino contra el sentido común, pues el caso ya fue juzgado y resuelto y no caben lo que Raúl Vera y Samuel Ruiz están pidiendo. Esto nos recuerda “la matanza de estudiantes” de l968, en la que no obstante todo lo que se ha caminado en ese sendero, la Izquierda sigue insistente en que se condene a Luis Echeverría, en ausencia de Gustavo Díaz Ordaz.

Gustavo Díaz Ordaz fue un gran Presidente, pero no le perdonan la represión contra estudiantes lidereados por el Partido Comunista y la Izquierda Internacional que no solo en México,sino que en la mayor parte de los países del mundo en aquel 1968 se rebelaron con el status quo y provocaron desórdenes no solo en Estados Unidos, en México, en Argentina y en Francia, sino que en multitud de naciones con multitud de pretextos. En 19969 la UNESCO citó a una junta de expertos en París para investigar que había pasado realmente en 1968. Me tocó a mí, representando a las universidades latinoamericanas, asistir invitado por la UNESCO y la conclusión fué que no sabíamos por qué habían sido esos movimientos de nivel mundial y que se pedía a la Asamblea de las Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad que investigaran, se sugería a la Fundación Ford que hiciera un donativo a Naciones Unidas para que esto por expertos internacionales imparciales, se hurgara y se aclarara.

La Asamblea de la ONU no aprobó nada y seguimos ignorando las causas y lazos internos del movimiento. Lo cierto es que en vísperas de las Olimpiadas en la Ciudad de México el ejército mexicano reprimió el movimiento y acalló la revuelta de quienes querían impedir el evento internacional. La Olimpiada se celebró y fue todo un éxito y otro tanto aconteció en 1970 con el Campeonato Mundial de Futbol que también querían interrumpir.

Después de estas represiones siempre ha venido una inconformidad y una protesta que dura décadas. La sed de venganza de los movimientos izquierdistas es insaciable y como se decía en el caso de Chile por el problema de Pinochet y Allende “perdonamos pero no olvidamos”.

Comentarios Usuarios de Facebook


Deja un comentario

Asegúrese de introducir la información marcada como requerida(*).

© Editorial El Porvenir S.A. de C.V. 2013

Register

User Registration
or Cancelar